Comparando Wikileaks y el caso de Héctor Bautista en Chiapas

Todos los noticieros en el mundo están pendientes del futuro de Julian
Assange, el vocero de Wikileaks, quien fue detenido el Martes 7 de
Diciembre por la policía de Londres. A más que nueve mil kilómetros de
distancia, en las sombras del sistema judicial del estado de Chiapas,
México, el activista de software libre y profesional de informática
Hector Anibal Bautista Flores no tiene la misma suerte. A pesar de
algunos paralelos interesantes entre los dos casos, el de Héctor ha
recibido muy poca atención en los medios.

Han sido seis semanas desde que Héctor Bautista fue detenido por la
Procuraduría General Justicia del estado de Chiapas. Al igual a Julian
Assange, Héctor es la víctima de una represalia política contra un
sitio web que ha publicado información que pone en evidencia la
corrupción gubernamental. Igual que Assange, Héctor ha sido acusado de
un crimen sexual.

A diferencia de Assange y Wikileaks, Héctor no se dedicaba a publicar
filtraciones y nunca esperaba ser el blanco de las autoridades. Héctor
trabajaba como administrador de sistemas en CONECULTA, Consejo Estatal
para la Cultura y las Artes en Chiapas. En su tiempo libre fuera del
trabajo organizaba talleres de software libre y administró un pequeño
negocio de hospedaje web. Uno de sus clientes es Antony Flores Merida
quien contrató un servicio de hosting para infochiapas.com, el sitio web
donde periodistas independientes locales son libres de publicar sus notas.

Jamás fueron publicados documentos clasificados del gobierno en
infochiapas.com. Lo que sí fue publicado el 30 de Septiembre era un
resumen de cifras públicas que revelaba la deuda pública alarmante que
el estado de Chiapas ha acumulado durante el gobierno de Juan Sabines.
Los lectores del artículo empezaron a difundir la información vía
internet y coincidió con un brote de críticas dirigidas al gobierno
estatal que circulaban por correos electrónicos y a través de las redes
sociales como Facebook y Twitter. Una de las campañas que circulaba por
internet compiló una colección de fotos de baches en la calles de Tuxtla
Gutierrez y criticaba la falta de respuesta del gobierno.

Héctor no fue el autor del artículo ni dirigió estas campañas pero como
el dominio infochiapas.com estaba registrado a su nombre, resulto ser el
blanco mas fácil para la ira del gobierno. El 3 de Noviembre, policías
estatales y agentes de la PGJE irrumpieron en las oficina de Héctor en
CONECULTA. Sin presentar una orden judicial detuvieron a Héctor y
confiscaron sus computadoras. También entraron a su casa, confiscaron
todos sus dispositivos electrónicos, y su auto.

Documentos de la PGJE que autorizan la averiguación previa acusan a
Héctor Bautista y otros periodistas de haber hecho “comentarios
negativos en las redes sociales para desestabilizar el gobierno de Juan
Sabines” y de “incitar los usuarios de internet para ponerlos en contra
del gobierno estatal creando un caos social que podría desembocar en
actos de violencia física”.

Estas acusaciones hubieran sido difíciles de comprobar ya que los
registros de los comentarios por internet son públicos y solo muestran
la actividad de ciudadanos ejerciendo su derecho a la libertad de
expresión pacíficamente. Ningún acto violento resulto de las quejas en
internet y no hay evidencia de que Héctor o cualquier otra persona
dirigió lo que al parecer fue una expresión espontánea de denuncia
pública.

Ya para el 5 de noviembre el gobierno cambió de estrategia. Agentes de
la PGJE presentaron a Héctor, visiblemente exhausto, ante una rueda
prensa. Le acusaron de distribuir pornografía infantil vía sus cuentas
de correo y a través de Youtube y Facebook. Afirmaron haber obtenido una
confesión de Héctor y de haber encontrado 50 mil imágenes de pornografía
infantil en el disco duro de su computadora.

De inmediato conocidos y simpatizantes reclamaron la inocencia de Héctor
en la redes sociales citando la imposibilidad de las acusaciones de la
PGJE, ya que dichos servicios no permiten la publicación de pornografía
infantil. A través de numerosas páginas, blogs, y comentarios de
Twitter cientos de usuarios han expresado su apoyo a Héctor y denuncian
la intención del gobierno del estado a amordazar sus criticas.

El 18 de Noviembre Carlos Emilio Ruiz Llaven, compañero de trabajo de
Héctor, fue detenido violentamente por la PGJE y después de negarse a
firmar un documento que incriminaba a Héctor, fue despedido de su
trabajo en CONECULTA.

Los abogados de Héctor consiguieron un amparo de un juez federal pero el
2 de Diciembre la PGJE desacató este recurso y autorizó el traslado de
Héctor desde una casa de arraigo a un penal. Con acceso limitado a sus
abogados y a observadores de derechos humanos Héctor se encuentra
privado de su libertad en el penal “El Amate” en Cintalapa Chiapas,
donde espera su juicio.

Hemos escuchado reportes que desde la prisión de Wandsworth en Londres,
Julian Assange le es permitido hacer llamadas telefónicas. Si es así,
nos gustaría pedir que llame al penal del Amate y que le explique a
Héctor Bautista que “la verdad prevalecerá”, como suele decir. En
México no parece funcionar así.

HacklabZAM

libertadparahector

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: